Desafío Educación 2.0 de Socialab busca emprendedores para solucionar problemas educativos

La incubadora de ideas Socialab lazó la segunda edición de Desafío Educación es una convocatoria a proyectos que busquen resolver un reto educativo y que tengan un modelo de negocios sustentable desde el punto de vista económico. Las ideas se reciben hasta el 29 de abril, y las tres finalistas serán premiadas con 3.000 dólares en capital semilla y cinco meses de preincubación en Socialab. Victoria Fraschini, directora de Formación e Innovación de la organización, comentó a la diaria que lanzan la convocatoria enfocada en educación porque “es un tema urgente en Uruguay, es sabido que no se van a solucionar todos los desafíos que quedan por delante, pero sí se puede colaborar y contribuir a la solución desde el emprendedurismo”.

“Desafío Educación 2.0” tiene tres etapas, explicó Fraschini. En la primera se recepcionan las ideas, luego se filtran hasta llegar a nueve, que pasarán a una segunda etapa de cocreación, que dura seis semanas, en las que “van a recibir capacitaciones relacionadas al emprendimiento, con temas como el armado de presupuesto o la presentación en formato pitch, y también vamos a colaborar en la postulación a los fondos de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación. Van a estar con rondas de mentores, que estarán conformadas por personas del Plan Ceibal, algunas relacionadas a la educación desde un punto de vista académico, y personas vinculadas a la tecnología, porque nos parece interesante evaluar si las ideas tienen potencial para hacerse tecnológicas, que es una manera de escalar y potenciar la idea a más personas”. En una tercera etapa, las ideas se presentarán ante un jurado y, de los nueve proyectos, tres quedarán seleccionados para continuar con el apoyo de la red.

Además de recibir el premio económico de capital semilla, esos tres finalistas pasarán cinco meses preincubando su idea. Fraschini señaló que esta etapa consiste en “la validación de las ideas: les damos herramientas para que puedan validar los proyectos en su parte técnica y comercial. De esos meses sale la idea depurada, son proyectos que resuelven un reto educativo y tienen un modelo de negocios que genere ingresos y les permita a los emprendedores dedicarse a eso. La preincubación es liderada por Socialab, por lo que los proyectos van a recibir mentorías elegidas por nosotros en colaboración con organizaciones como el Ministerio de Educación y Cultura –por intermedio de la directora de Educación, Rosita Angelo– y otras instituciones”.

Las categorías en las que está dividida la convocatoria surgen del diálogo con actores del ámbito público, privado y de la sociedad civil. Fraschini detalló las categorías: educación inclusiva para todos y todas, que “está enfocada en cómo enriquecer las aulas y darles más inclusión a niños y niñas con discapacidad”; aprendiendo con las TIC, que busca “romper las barreras que a veces hay entre los docentes y alumnos y la tecnología dentro del aula, para así lograr un mejor trabajo diario”; niñas y adolescentes en la educación, una categoría que quiere “ayudar a mantener a las niñas en los centros educativos, porque existen barreras relacionadas a su condición de mujer: el abandono de las chicas en la educación a veces está ligado a una necesidad de cuidado en su hogar, y eso las hace terminar abandonando o apartándose del ámbito educativo”.

Otras categorías en las que se pueden presentar los equipos son: acompañamiento y redes para estudiantes, donde “se buscan soluciones que den acceso a la información de los alumnos en relación con la historia educativa o familiar, para lograr un mejor acompañamiento de los adultos que están en la educación relacionados con ellos”; acompañamiento y redes para docentes, porque de la charla con distintos actores surgió “la necesidad de una formación docente continua, que sea atractiva para que los profesores participen, de la generación de herramientas que permitan facilitar el intercambio de buenas prácticas entre los docentes o de algún mecanismo que permita la retroalimentación de su trabajo, porque a veces lo ven solitario y aislado”. La última categoría se denomina “Todos comunicados” y trata de encontrar “emprendimientos que mejoren la comunicación entre profesores, equipos directivos, familias y alumnos, además de generar una mejor comunicación para mejorar el impacto en la educación”, remarcó la directora.

Los ganadores de la primera edición fueron la plataforma web Inoa, el videojuego de contenidos curriculares Aprendia y la página web que sistematizá datos del alumno Edudata. En los tres casos, todos concuerdan en la importancia que tuvo para el avance de sus proyectos haber ganado el Desafío Educación. Fraschini destacó que Socialab puede ofrecer redes de contacto con otros países de Latinoamérica donde está presente y que es la única incubadora en Uruguay dedicada exclusivamente a proyectos sociales.

 

Fuente: La Diaria